La pintura rehén

"El Duque de Wellington" es el nombre de esta pintura de Francisco Goya. Y aunque a simple vista la pintura parece no ser muy relevante, hay una historia muy interesante detrás de ella. Aquí te la contamos:⁠⠀

1. En 1814, el artista Francisco Goya le hizo este retrato al Duque de Wellington. Y la pintura fue olvidada por muchos años, hasta que en 1961 el museo de la Galería Nacional que está en Londres la compró por 140 mil libras (equivalente a aprox $390,000 USD) y 19 días después la pintura desapareció de las instalaciones del museo sin dejar rastro.⁠⠀

2. Unos días después, el museo recibió un mensaje anónimo de alguien que pedía 140,000 libras (lo que le costó la pintura al museo) como "rescate" por la obra. Pero lo interesante es que el ladrón de la pintura no quería el dinero para él mismo, más bien, quería que el dinero fuera donado a una organización de caridad que ayudaba a personas de bajos recursos. El museo decidió ignorar completamente este mensaje.⁠⠀

3. Al ver que su solicitud fue ignorada, el ladrón volvió a intentar negociar, y esta vez suplicó que se inaugurará una exhibición de arte con el fin de recaudar fondos para la caridad. ⁠⠀

4. Una vez más el museo decidió ignorar su propuesta, ya que consideraban que la pintura estaba segura ya que este hombre no sería capaz de dañar el cuadro. Y un par de años después, en 1965 la pintura fue dejada anónimamente en una estación de tren y por fin regresó al museo. Mañana hablaremos más sobre quién fue el ladrón de esta obra y por qué la robó.⁠⠀

5. En esta ocasión, ignorar al ladrón resultó bien ya que no se causaron daños a la pintura. Pero muchos critican al museo por la forma en que lidiar con este caso. Piensan que la obra se puso en mucho riesgo al ignorar las propuestas. Si alguien se llegara a robará una pintura más famosa como por ejemplo La Mona Lisa, ¿La situación se debería manejar de una manera diferente? ¿Vale la pena poner en riesgo una obra de arte por un precio tan bajo como el que el ladrón pedía como"rescate"?⁠⠀

⁠⠀

¿Crees que la forma en que el museo manejó la situación fue la correcta? ¿Crees que en una situación similares los museos deberían de pagar el rescate?

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados