Arte Moderno: Sí puedo pintar chido, pero no quiero

por CanvasLab Admin en September 17, 2019

 

En el blog pasado hablamos sobre el realismo, un movimiento artístico que se enfocó en retratar la realidad tal como era.

Pero mientras el realismo ocurría, otra técnica artística comenzaba a tomar más y más terreno: la fotografía.

Incluso, cuando la fotografía se hizo popular a finales del siglo XIX, justo cuando se terminaba el movimiento realista, muchos pensaron que el arte como se conocía iba a desaparecer de la faz de la tierra.

¿Por qué pintar algo que está frente a nosotros cuando una cámara puede hacer lo mismo pero siendo mucho más rápido y eficaz?

Sin embargo, ya todos sabemos que esto no sucedió, pues surgieron corrientes artísticas que formaron lo que hoy se conoce como el Arte Moderno.

Seguramente ya las ubicas, pues algunas de estas son el Impresionismo, Fauvismo, Surrealismo, Arte Deco, entre muchos otros más.

Impresión, Atardecer – Monet
Retrato de Adele Bloch Bauer – Gustav Klimt

Y lo que hizo posible que esto sucediera fue el hecho que los artistas del siglo XX decidieron darle un nuevo significado al arte.

¿Cómo lo hicieron? Pues optaron por alejarse del arte académico al dejar de retratar el mundo de manera realista, y en vez de eso, buscaron transmitir la expresión personal a través de sus obras.

Así, al expandir los límites del arte, todas las corrientes del Arte Moderno se dirigieron en un mismo camino: capturar lo que era esencial para el artista pero de una manera abstracta.

Las primeras corrientes fueron el Impresionismo y Postimpresionismo, que tenían como intención capturar la primera impresión que tenía la luz natural sobre las personas, paisajes y los objetos.

Noche estrellada – Vincent Van Gogh
Montaña Saint- Victoire – Paul Cezánne

Le siguió el Fauvismo, una corriente en la que por primera vez en la historia, los artistas pudieron experimentar con colores antinaturales y expresivos.

El puente de Chatou – Maurice de Vlaminck

Después surgió el Art Nouveau (Art Nuvó), considerado muy moderno para su época, ya que al combinar abstracción con realismo se utilizó para decorar espacios, tales como esculturas, arquitectura, cuadros, entre otros

Job – Alphonse Mucha

Luego, durante y después de la Primera Guerra Mundial, surgió el Expresionismo con la intención de mostrar la humanidad y vulnerabilidad de la sociedad en aquella época.

Retrato de Friederike – Maria Beer – Schiele

Al Expresionismo le siguió el Surrealismo, mostrando obras con escenarios irreales y muy pero muy imaginativos.

Persistencia de la Memoria – Salvador Dalí

Después, salió a la luz el Cubismo y el Art Deco, corrientes que descomponían los objetos en formas geométricas, sin embargo el Art Deco fue más utilizado para la decoración y la arquitectura.

Mandolina y Guitarra – Picasso

Finalmente, el clímax del Arte Moderno finalizó en el Arte Abstracto, considerada la última corriente artística de manera oficial. 

Y es que fue este movimiento el que logró culminar en la máxima expresión de lo que el artista veía como esencial, por lo que fue imposible seguir creando otras formas de arte que fueran fieles a la visión original del arte moderno. 

Mural – Jackson Pollock

Es por eso que durante la segunda mitad del siglo pasado, surgió una nueva corriente de “antiarte”.
Fue un movimiento que cambió por completo la esencia del arte como se conocía, y con esto me refiero a la corriente posmodernista.

Muchas gracias por su atención, nos vemos en el próximo blog.

Deja tu comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer


Ir arriba