Arte Posmoderno: ámame, ódiame, pero no me ignores

por CanvasLab Admin en September 19, 2019

¿Qué le pasó al arte como lo conocíamos? ¿Por qué hay obras que son súper populares aunque parece que fueron hechas por un niño de kinder?

Para muchos es muy difícil entender obras del posmodernismo como esta o esta, pues ni siquiera las consideran como arte. 

La fuente – Marcel Duchamp

Pero para que no te rompas la cabeza tratando de darle sentido a este tipo de arte, aquí vamos a decir qué te falta saber para entenderlo.

En el video anterior hablamos sobre el arte moderno, una época en la que los artistas transmitían su expresión personal sin tener que imitar su entorno de manera tan literal.

La corriente que puso fin al arte moderno fue el arte abstracto. Y es que prácticamente llegó un punto en el que era imposible hacer más abstracto el arte, cosa que puso a muchos a creer que el arte llegaba a su fin.

Sin embargo, por ahí de los años 60’s del siglo pasado, el posmodernismo llegó para probar lo contrario. La lógica del posmodernismo es muy simple: si ya no es posible hacer más abstractas las obras pues mejor rechacemos por completo el arte como se conoce.

Y es que el posmodernismo no busca ser admirado por su belleza, sino todo lo contrario.

Michael Jackson Bubbles – Jeff Koons

Lo que quiere es impactar en una audiencia que estaba acostumbrada a admirar el arte. Ya no importa si sus obras son amadas u odiadas, lo que buscan es causar controversia.

Así, bajo esta lógica, todo puede ser arte si así se le quiere ver. Esto es, desde piezas sin sentido hasta latas de excremento, literalmente.

Merda d’artista – Piero Manzoni

Incluso, entre más odiada la obra, más criticas recibirá, lo que se traduce a más conversación y por ende es considerada un éxito total.

Dos de las corrientes más icónicas del arte posmoderno fueron el Dadaísmo y el Pop Art.

En el caso del Dadaísmo, se identificó por ser el primer movimiento anti arte ya que expresó explícitamente el rechazo al arte académico.

LHOOQ – Marcel Duchamp

Por otro lado, obras como las caras coloridas de Marilyn Monroe de Andy Warhol son parte del Pop Art, una corriente que se caracterizaban por ser producidas en cantidades industriales.

Marilyn Monroe – Andy Warhol

Y es que esto reflejaba el capitalismo y consumismo que se vivía en la época.

Campbell’s soup cans – Andy Warhol

En cuanto a las distintas aplicaciones del arte posmoderno, destacan el arte performance, el arte conceptual y la instalación.

Todas estas aplicaciones buscan principalmente interactuar con el público y provocar que la gente razone sobre lo que tiene frente a sus ojos.

One and Three Chairs . Joseph Kosuth
The Cloud Gate (The Bean) – Anish Kapoor

Y regresando a la pregunta que hice al inicio, de por qué resultaron tan populares estas obras que parecen ser hechas por niños de kinder, pues la respuesta es muy sencilla…

El arte posmoderno es una corriente que refleja a la sociedad de su época, y en este caso, eran tiempos donde se empezó a producir y consumir todo de manera masiva.

La mayoría de los expertos considera que el postmodernismo acabó en los años 90 con el inicio de la era digital. Sin embargo, muchas de las ideas del arte posmoderno continúan hasta hoy.

Una de estas es el tener como objetivo llamar la atención.

Por eso, la próxima vez que quieras quejarte de que no entiendes el arte o de que el arte te parece basura, pregúntate de qué cosas hablas normalmente y a que le das importancia.

Mientras sigamos celebrando artistas basura y consumiendo telebasura, todos somos responsables del arte que se produce como respuesta.

Hoy todos tenemos el poder de definir qué tipo de arte es exitosa y cual no. Si no te gusta el arte que ves, cambia el contenido que consumes.

Y con este episodio terminamos la serie de la historia del arte, muchísimas gracias por vernos, comentar y compartir nuestros videos. Y sigue al pendiente de lo próximo que estaremos trayendo para ti.

Deja tu comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer


Ir arriba